Keep calm and smile with brackets

No se si esto le habrá pasado a mucha gente pero yo cuando era pequeña era la típica niña a la que no le pasaba nada. Tenía muchas heridas de jugar y caerme pero nunca me rompí ni un dedito. Y yo quería sobre todas las cosas… ¡¡llevar alguna vez una escayola!! ¿A quién podía no gustarle? Era ¡”supermolón”!. Te hacía interesante y todo el mundo te pintaba cosas para participar en tu “herida de guerra”. En mi caso la historia iba un poco más allá porque… a mi me gustaban un montón las gafas, las muletas, el aparato de los dientes, las botas correctoras azul marino,… hasta veía divertido llevar uno de esos típicos parches de pirata color carne que tanto fastidiaban a los pobres niños que les tocaba llevarlos. ¿Qué dices? ¿Que era un poco rarita? Pues no se… pero el karma parece que ya se ha encargado de darme el escarmiento porque a estas alturas del cuento va y me planta unas gafas y un aparato en los dientes. ¿AHORA?, ¿en serio?….  -_- Ahora ya no tiene gracia. ¡Ni gracia ni razón de ser! Si me llegan a decir que esto dolía tanto, ¡me quedo con los dientes chuecos el resto de mi vida! Bueno, vale, que llevo tres días con los “hierritos”… ¡pero es insoportable!. No puedo creer que esta tortura humana se la pongan a los niños pequeños. Por no hablar de lo “mona que estoy”, claro. Mi sonrisa con brillo metálico gana muchos puntos. Muy sexy, sí señor… Dicen que me acostumbraré en una semana. En fin, ya veremos. Sólo puedo decir aquello de… “ten cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad”.

KEEP CALM AND SMILE WITH BRACKETS

boca

Menos mal que Francisco Nixon nos anima:

Anuncios

3 thoughts on “Keep calm and smile with brackets

  1. No eres la única, Yoana. Yo también quería llevar gafas de pequeño (todos mis hermanos las llevaban, ¿por qué yo no?), escayola… Lo de los brackets es otro tema; ni he querido llevarlos ni creo que los lleve nunca (eso sí, me tocará ponérselos a mis hijos con gran dolor para mi bolsillo, ya verás); del dentista salí el miércoles pasado después de apretarme un implante suelto para evitar que se me vuelva a partir, y de allí fui directo -por un error que no viene al caso contar- a la óptica que hay junto a la parroquia del Carmen. Salí de allí con gafas para leer (pero sólo para leer de cerca, oiga, que la pantalla del ordenador no cuenta), así que a punto de entrar en los cuarenta ya tengo mis gafas de señor interesante a lo Sánchez-Dragó… 😦 ¿Karma? ¿Justicia divina? En mi caso creo que simplemente lo llaman edad y presbicia 😉 Sonríe y di “macarrón” Un besote.

    • Jajajaja, me encantó tu comentario Jovenalex. Pues si te toca ponérselos a tus pequeños, haz que la inversión dure toda la vida!! Que les pongan “retenciones” o un aparato de contensión por las noches, como una cédula. Es superimportante porque parece ser que los dientes tienen memooooria geneeeetica (leer con voz, así, interesante tipo Cuarto Milenio). Yaaa ves. Se vuelven a torcer al cabo de los años. Así que ahí queda. Acuérdate.

      PD: estoy deseando verte a lo Sánches-Dragó! Estoy seguro de que estarás mil y una veces más guapo e interesante que él!! :-* Besín.

      • Vamos, ¡dónde va a parar!, ¡yo soy más guapo e interesante que él, con o sin gafas!…jajajajajaja. Tendré en cuenta tu aviso sobre los dientes. Un besoooooteeee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s